mardi 27 janvier 2009

Huelga general


Aquí estamos todos, café en mano,
En este oscuro lugar que ya no aguanto.
Yo escucho a los ancianos, me hablan de aquella época,
cuando ellos tenían treinta años, et y yo tres como mucho.
"¿De qué sirve que te lo e'plique ?, no lo entendería’.
Nosotro’ éramo’ auténtico’, sólido’, forzuo’,
no rajao’ como vosotro’, lamiendo al jefe.
Lo’ jefe’ no no’ metían miedo, nosotro’ éramo’ lo’ que reñíamo’ !"

La fábrica.

El viejo muy orgulloso enseña sus encías,
los recuerdos los tiene ahí, pero ¿adónde estarán los dientes ?
Y de repente me harto, antes prefiero currar.
Sus coplas me las sé de sobra, ya las han contado mil veces,
y además al final , sus historias vuelven a empezar,
y les añaden algún detalle como quién no se da cuenta.
Hay que ir, "¡Me voy al curro!"
La próxima vez fijo , me contarás más...

La fábrica.


Ahora el mundo ha cambiado, la vida por un tiempo
se ha vuelto muy dura, estos viejos tienen armas
que te hacen solidario, triste y demasiado nervioso.
Se acabó la guerra, me rindo y pierdo.
Algunos con más valor van al combate
pero yo ni me muevo, a disgusto , no tengo
ni fuerza ni fé para una guerra general
y ¡ qué le vamos a hacer ! si me cruzo con un espejo …

Fábrica amiga mía.



Jueves, 29 de enero de 2009 : Huelga general en Francia
por lo que está pasando
por nuestros viejos que lucharon

3 commentaires:

Augusta II a dit…

Qué jodíos los viejos cuando nos hacen ver una y otra vez lo valientes y cojonudos que eran y lo sabios que parecen ser...

La vida era dura. Ahora también. No, no como antes, sólo diferente, pero dura, joder, muy dura.

Es curioso cómo se toma uno la misma copla dependiendo del momento:

A veces duele.
A veces gusta.
A veces harta.
A veces inspira.

Pero nunca deja indiferente.

Qué jodíos estos viejos sin dientes...

Selma a dit…

Même Sarko ne fait rien le 29!! Son agenda est vide...

Je souhaite tout le succés possible ce jour-là, et ce n'est que le début...

Bisous Sophiste!

Joseba M. a dit…

Todos llevamos un viejo encima, querido primo. A veces es el mismo viejo, a veces es un viejo parecido. pero tendremos nuestros recuerdos en las encías aunque sólo sea para contar que nuestros viejos fueron héroes. Hace falta saber dejar que nuestros hijos también lo sean...
Ojalá que la huelga valga para lo que tendría que valer. Pero siempre nos engañan, J., de un modo o de otro, por arriba, o por al lado...
Besos, muchos. Y achuchones para los enanos y M.